Posteado por: Juan Luis Mora | Consultor SEO y SEM | agosto 26, 2009

Tantra la sexualidad Sagrada

Los orígenes del Tantra

“Aquello por lo cual se logra, prolonga y se perfecciona el conocimiento y sus poderes es Tantra” Tantra-Shastra

Estatua de Shiva y Shakti.
Estatua de Shiva y Shakti.

El Tantra es una manifestación especial de la sensibilidad, el arte y la religión de la India. Las personas que quieran comprenderlo deben estar dispuestas a someterse a una activa meditación interior.

Existen muchas variantes de práctica y creencia, pero sólo un hilo es capaz de guiarnos a través del laberinto; todas las manifestaciones del Tantra se pueden sujetar a ese hilo, que es la idea de que el Tantra es un culto del éxtasis, concentrado en una visión de sexualidad cósmica. En esa visión convergen estilos de vida, ritual, magia, mito, filosofía y una tupida red de signos y símbolos emotivos.

Los textos básicos por cuyo medio se expresa esto se llaman también Tantras. El Tantra incluye igualmente imágenes e ideas que proceden de las capas más antiguas de la religión india, muchas de ellas del Aiyan Veda y de los Upanishads, y son reinterpretados con frecuencia en términos visuales por medio de diagramas y de personificaciones.

Hoy día conocemos el Tantra por los textos manuscritos llamados Tantras, escritos en sánscrito o en lenguas vernáculas. Solamente unos pocos de los que sobreviven han sido publicados, y menos aún traducidos al castellano. Parecen haber sido compuestos en la India, en distintos períodos y lugares, más o menos a modo de enciclopedias de filosofía y ritual tántrico, y copiados y aumentados muchas veces.

Aunque el tantrismo como un cuerpo filosófico-esotérico sistematizado va conformándose a partir del siglo IV, sus raíces se pierden en la noche de los tiempos y muchos de sus más significativos principios místicos e iniciáticos son prevédicos y cuentan con una antigüedad de más de cinco milenios.

El Tantra no es una creencia o una fe, sino un forma de vivir y de actuar. El tántrico tiene que vivir una vida controlada, porque sabe que sólo la repetición, de todo corazón y sin cesar, de actos auténticos, tanto físicos como mentales, puede cambiar su cuerpo y su conciencia. Categorizar correctamente es fundamental para la armonía de la vida. Llevarse bien con uno mismo es la única plataforma desde la cual se puede construir el altar de la Sadhana (la práctica esforzada). La simple lectura y el simple pensamiento no valen nada.

Todo lo que esta aquí, está en otra parte. Lo que no está aquí, no está en ninguna parte.

El Tantra antiguo es un sistema espiritual en el que el amor sexual es un sacramento.

Uniendo el radical tan (estirar, extender) y el sufijo tra (que indica la instrumentalidad), tenemos Tantra, literalmente, instrumento de expansión del campo de la conciencia ordinaria, a fin de acceder a lo supraconsciente, raíz del ser y receptáculo de poderes desconocidos que el Tantra quiere despertar y utilizar.
La palabra Tantra se refiere específicamente a una serie de libros sagrados hindúes que describen ciertos ritos, disciplinas y meditaciones sexuales. Estos libros con más de dos mil años de antigüedad, se escribieron en forma de diálogo entre el dios hindú Shiva, «el poder penetrante de energía enfocada», y su compañera Shakti, que representa la fuerza creadora femenina, a veces llamada «el poder del Tantra».
La frase: “todo lo que está aquí está en otra parte” trastorna nuestros conceptos usuales al afirmar, ni más ni menos, que la vida está presente en todo el cosmos, mejor aún (¿o peor?) que el universo mismo es algo vivo.

Para el Tantra, el universo vive, cada estrella tiene vida, en el sentido total del término, por tanto está habitada por una forma de conciencia, lo mismo que cada partícula infinitesimal nuclear. El Universo es Conciencia y Energía asociadas. En la práctica, esto lleva al respeto total de toda vida, sea animal, vegetal o bacteriana. Cuando alguien perjudica cualquier forma de vida perjudica su propia vida: la ecología se vuelve cósmica.

Toda unión sexual, humana o animal, hasta vegetal, es sagrada: reproduce el acto creador último, la unión de los principios cósmicos Shakti-Shiva, causa del universo manifiesto.

Para el Tantra, todo contacto sexual, por trivial que sea, es sagrado, cósmico, aun cuando los que lo lleven a cabo lo ignoren, como sucede casi siempre.

El sexo tántrico no promete resultados instantáneos; no es una tecnica de «un minuto» para lograr habilidad sexual. Pero en las parejas que deseen enriquecer su relación puede liberar un tipo especial de energía que favorece la armonía y aumenta el placer e intimidad sexual.

Toda mujer es Shakti. Shakti es la Energía Divina de la Creación, el principio femenino exaltado que penetra todas las cosas.

“…La Mujer crea el universo,
es el cuerpo mismo de este universo.
La Mujer es el soporte de los tres mundos,
es la esencia de nuestro cuerpo.
No existe otra felicidad que la que procura la Mujer.
No existe otra vía
que la que la Mujer puede abrirnos.
Jamás ha habido ni habra jamás,
ni ayer, ni ahora, ni mañana,
otra fortuna que la Mujer, ni otro reino,
ni peregrinación, ni yoga, ni oración,
ni fórmula mágica (mantra), ni ascesis,
ni otra plenitud,
que los prodigados por la Mujer..”

Shaktisangama-Tantra II.52

Mi cuerpo, un universo desconocido.

Para captar la clave del Tantra, hay que comprender que:

• Mi cuerpo real es, de hecho, un universo de una complejidad extraordinaria, cuya vida secreta desconozco.

• Mi cuerpo vivido es un simple imagen, un esquema, una construcción mental, y es el único aspecto que conozco.

• Mi cuerpo es producido y animado por una Inteligencia creadora, la misma que suscita y preserva el universo, desde la más ínfima partícula subatómica a la más gigantesca de las innumerables galaxias.

• Mi cuerpo guarda, en sus profundidades ocultas, potencialidades insospechadas, energías extraordinarias, que en su mayoría quedan sin cultivar en el hombre común, pero que la práctica despierta y desarrolla.

• El cuerpo vivido, percibido, es una simple representación mental que no tiene mucho que ver con la grandiosidad del cuerpo real.

Entre los occidentales, Alan Watts ha captado bien esta actitud alternativa:

«Vivido en total apertura de espíritu y de sentidos, el amor sexual se convierte en una revelación. Mucho tiempo antes de que se produzca el orgasmo masculino, la pulsión sexual se convierte en lo que podría describirse, psicológicamente, como una cálida fusión de la pareja: él y ella parecen fundirse verdaderamente uno dentro de otro. Nada se hace para que las cosas se produzcan. Sólo hay un hombre y una mujer que exploran sus sensasiones espontáneas, sin idea preconcebida en cuanto a lo que debería pasar, pues la contemplación no concierne a lo que debería suceder sino a lo que es. Se trata de establecer una corriente de intercambios entre los sentidos y su objeto, sin prisa, sin ningún deseo de posesión. En nuestra cultura, donde falta esta actitud, el contacto es breve, el orgasmo femenino raro o escaso, el hombre demasiado precoz, forzado por movimientos prematuros.»

«La relación contemplativa inmóvil prolonga los intercambios casi indefinidamente, frena el orgasmo masculino sin molestias, no obliga al hombre a apartar forzadamente su atención del acto. Además, una vez habituados a este enfoque, se podrá ser muy activo, durante mucho tiempo, gratificando así a la mujer con un máximo de estimulación.»

Baño de sol cósmico

Es verdad que muchos aspectos del tantrismo indio con inexportables. Sin embargo cada uno puede acceder a su esencia, que no es sinónimo de ritos sexuales extraños o perversos.

Si bien el Tantra incluye deliberadamente la energía sexual, muchas prácticas no tienen relación alguna con el eros. De hecho, el tantrismo es sobre todo la expansión del campo de la conciencia, la toma de conciencia de los aspectos cósmicos de la vida. Así, toda experiencia, por trivial que sea, puede llegar a ser tántrica. Ejemplo: el «baño de sol tántrico».

¿Como? Es muy sencillo. Mientras que mi vecino no tántrico estirado como yo al sol en la playa, se broncea, yo en cambio recibo un máximo de sensaciones corporales: el calor, el contacto de la piel con la toalla, los dedos de los pies en la arena, el viento en el pelo, el aire marino, etc. Es la primera etapa. A continuación, se trata de «cosmizar» la experiencia tomando realmente conciencia del acontecimiento Sol.

Circulación de la energía en el acto sexual

La energía circula automáticamente al hacer el amor, pero a menudo se pierde debido a la falta de consciencia. Lo importante es familiarizarse con la sensación de un flujo libre de energía a fin de reconocerlo conscientemente. Resulta sorprendente comprobar con que facilidad la mente puede sentir el flujo de energía si dejamos que nuestra intuición se ponga en contacto con el cuerpo de nuestra pareja. La respiración profunda y la retención de la misma, permiten experimentar el flujo de energía. Veremos que ciertas partes del cuerpo se sienten despiertas, mientras que otras las sentiremos dormidas, o menos estimuladas. Las posturas eróticas tántricas, conocidas como bandhas (cerraduras), fueron creadas para canalizar hacia el interior la energía que fluye hacia fuera, y las manos y los pies se utilizan con frecuencia como auxiliares de este proceso. Es de gran importancia hacer circular la energía sexual, en lugar de perderla; esto puede lograrse colocando conscientemente las manos sobre algunos de los chakras y dirigir mentalmente la energía a esos chakras.

Los Tantras no aconsejan la abstinencia sexual prolongada, ya que desemboca en la acumulación de corrientes sexuales innaturales dentro del cuerpo.

«La retención consiste en mantener el placer como una luz en medio de la tormenta». La retención del semen o el control consciente de la eyaculación es una cuestión voluntaria, pues no es lo mismo en un joven de 20 años que en un adulto de 50, y la perdida de energía a través de la misma tiene un significado y nivel muy diferente, así como entre cada individuo. Cada uno debe decidir cuando y como establecer su propia frecuencia.

Los textos tántricos subrayan la importancia que tiene «absorber el equivalente del compañero», siempre que haya una emisión de jugos vitales. La perdida de semen, que proviene de todas las partes del cuerpo, debilita y acorta la vida del hombre. Para contrarrestar esta pérdida que ocasiona la eyaculación, hay que absorber conscientemente las secreciones femeninas, para lo que existen distintas técnicas.

La satisfacción de la mujer es en extremo importante, ya que sólo con ella otorgará todo su potencial iniciático a su amante. Pero eyacular o no eyacular no ha de ser el único criterio para medir el éxito o el fracaso del acto de amor.

El Tantra desvelado

La palabra Tantra tiene muchos significados: telar, urdimbre, la parte esencial, el rasgo característico, armazón, doctrina, regla, etc. Está formada a su vez por dos: TANOTI, que es la explicación detallada sobre Tattva (Los Principios que constituyen la Existencia), cuya raíz es Tan, que significa expansión o extender, y TRAYOTI, que es la constitución del Mantra (Fórmulas Místicas), con su raíz Tra o liberación, y por último TRANAT, que encierra la liberación. Por ello la Ciencia de Tantra representa en una primera definición, la expansión de la mente por la liberación de la energía, y en el mismo sentido en la segunda definición, la expansión de la mente sobre los siete niveles de conciencia y la liberación de la energía de las dimensiones densas de la materia. Tantra es el sistema por el cual Shakti (La Energía Primordial) es liberada de la mente. Doctrina en la cual algunos tipos de enseñanza son extendidos o desarrollados.

Yoguis hindues. Fotografía fechada alrededor de 1880.

Yoguis hindues. Fotografía fechada alrededor de 1880.

Pero, ¿qué es el Tantra? En términos más actuales diríamos que es un camino de autorrealización o de integración personal. Tantra es el recurso para poder convertir una cosa en otra. Es la alquimia de la existencia. Transforma algo sin valor en algo valioso, sintetiza multitud de opciones y las concentra en el propio ser humano. No rechaza nada mundano ya que todo puede ser transformado en algo valioso. Es un proceso por el cual un hombre puede cortar de raíz todo aquello que esclaviza la mente.

El sistema de los siete Chakras.

Se considera al Tantra el introductor del concepto de Chakras (se podría traducir como ruedas o discos de energía), o centros psíquicos de energía.

Sistema de los Siete Chakras

Sistema de los Siete Chakras

Anuncios

Responses

  1. como se nota que hace freskito y apetece escribir en el blog,jajajja, sabes, el murcielago estaba en casa…. no veas q susto,jajajaja

  2. […] Tantra la sexualidad Sagrada […]

  3. Es única experiencia del Amor. No existe ningún otra.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: